El Olimpo: Batalla entre dioses y gigantes

El Olimpo: Batalla entre dioses y gigantes

sábado, 4 de marzo de 2017

Pandora

Zeus, gran señor del Olimpo, estaba enojado con el titán Prometeo por la osadía de éste al robar el fuego y dárselo a los hombres.  Por lo que ordenó a Hefesto que creara una mujer  de arcilla y se la diera a Prometeo por esposa. Éste amasó la arcilla y modeló el cuerpo de una virgen semejante a las diosas. Una vez terminada su figura, le prestó una chispa de su fuego como alma y la llamó Pandora, se abrieron sus ojos, el movimiento animó sus miembros y su boca comenzó a articular palabras. Cada dios le concedió una perfección. Afrodita la hermosura; Atenea la sabiduría; Hermes la elocuencia; Apolo el talento para la música; y Zeus añadió una caja extremadamente hermosa y cerrada que Pandora debía ofrecer a su esposo como regalo de boda.

De esta manera tan extraordinaria esta mujer fue llevada ante Prometeo  que había sido elegido para ser su esposo. Pero el titán, astuto por naturaleza, receló de los presentes de Zeus, ya que la enemistad entre ambos era manifiesta y nada soterrada, por lo que no quiso recibir ni a Pandora y mucho menos la caja. Para evitar un enfrentamiento mayor con los dioses del Olimpo, que se desataría si rechazaba abiertamente el presente tan divino, decidió entregársela a su hermano Epimeteo, no sin antes advertirle de sus recelos y rogarle precaución.
Pandora ofreció a su esposo el regalo de bodas que Zeus le había otorgado, Epimeteo, quizás obnubilado por la hermosura de su esposa, olvidó la advertencia de su hermano Prometeo y abrió la caja misteriosa. En ella se hallaban encerrados todos los males que pueden afligir a la raza humana (enfermedades, guerras, hambres...) que se extendieron por toda la tierra. Cuando cerró la caja quedó en el fondo la Esperanza cuya huida pudo evitar. Por eso se ha dicho siempre que puede perderse todo, pero que la esperanza siempre prevalece en el espíritu de los hombres.





A causa del mito, se llama "caja de Pandora" a todo aquello que, a pesar de su aparente belleza, puede causar toda clase de males.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.